miércoles, 26 de mayo de 2010

RESCATE



Saltar al abismo
eligiendo el abismo,
quemarse en el propio fuego,
no usar las alas sólo para bajar sin riesgo
y acunar un racimo de dos o tres nostalgias.
A duras penas eso
salva el final del día...

Edgardo Ariel Epherra

2 comentarios:

Marivé (Río Grande) dijo...

Un poema excelente. ¡Gracias!

Anónimo dijo...

¡Tú siempre el mismo! ¿cómo andan las cosas Edgardo? LUZ, de Tenerife