miércoles, 28 de noviembre de 2018

ROSTROS Y LUGARES DE OTRA MEMORABLE GIRA

Visita a la Fundación María Elena Walsh. Imagen doblemente emblemática:
su presidenta Sara Facio en la formidable galería de fotos del hall de acceso.
José Pagés, presidente de la Fundación Banco Itaú. Ameno intercambio y celebración de las Letras. 
El diploma acredita obra seleccionada (100 entre 1.599) del Certamen Literario organizado por la institución. 
El reconocido escritor Leopoldo Brizuela sumó sustanciosos contenidos
a una entrega de premios prolija, respetuosa y movilizadora.
Con el infatigable hacedor Aníbal Silvero (SADE Misiones), 
brindando por la amistad en el mítico Café Ibérico.
Encuentro con el escritor chaqueño Antonio Falcón (SADE Resistencia): 
afecto y cordialidad de un viajero impenitente.
Litto Nebbia, leyenda viviente de la música argentina, en concierto:
una vida de producción sonando en la Sala Sinfónica del Centro Cultural Kirchner.

martes, 30 de octubre de 2018

SENADO: X CONGRESO Y 90 AÑOS DE LA SADE NACIONAL




Junto al presidente nacional de SADE, dr.Alejandro Vaccaro, con el Diploma de Honor que el Senado entregó a las Filiales (recibido como fundador de la Regional Bahía Blanca, más allá de mi condición de socio activo de SADE Nacional)
y con el Libro Aniversario, donde resulté antologado.   
En el Senado Nacional, durante el X Congreso de Escritores, celebrando los 90 años de la SADE. Histórico. 

lunes, 29 de octubre de 2018

BENITO JUÁREZ 2018: MEMORIA Y FUTURO

Ser escritor y narrador oral es un raro privilegio. Ganarse la vida -en todos los sentidos de la expresión- con la palabra, implica estar en movimiento e impone un perpetuo aprendizaje.
El oficio permite atestiguar en cada sitio que se visita cómo funcionan las relaciones sociales, políticas y económicas que atraviesan un hecho cultural. 
Dentro y fuera del país (especialmente en los despiadados tiempos que corren) cada evento significa oportunidad de supervivencia y ocasión de diagnóstico. 
Resulta profundamente halagador y estimulante ser invitado a una verdadera fiesta de la educación, el arte y las letras, y comprobar que todo está bien hecho
Son esas convocatorias donde a cada paso uno recobra la fe en la naturaleza humana, en la dignidad, en el nivel y profesionalismo de artistas, hacedores y administradores, y recibe la hospitalidad de las comunidades donde estos prodigios suceden.
En tiempos de ajuste, desguace, individualismo y banalidad, es imprescindible defender este tipo de espacios, impulsados por colectivos como el de l@s bibliotecari@s, y apoyados con inteligencia y sensibilidad por administraciones municipales que representan a los vecinos en serio.   
Aquí compartimos el caso de la localidad de Benito Juárez, provincia de Buenos Aires, Argentina, y su hermosa Feria del Libro, con un somero registro en imágenes y palabras.    

 Antes de ir a un evento analizo a sus auspiciantes con un 'Veraz' de responsabilidad social empresaria y de compromiso político ante su comunidad: por eso me enorgullezco profundamente de cada logotipo que se ve en este afiche.  
De entrada: cuando los principales medios nacionales arden en frases xenófobas, racistas y discriminatorias contra hermanos de Latinoamérica, aquí el horizonte luce abierto y el aire más limpio, hasta en los carteles. 
Caminar las calles de Benito Juárez es verse en un espejo de tiempo: se llama identidad cultural. 
Palacio comunal. El intendente Julio César Marini y el director de Educación y Cultura Roberto Latorre, caras visibles de un equipo que respaldó el desarrollo de toda la Feria, incluso el Día del Trabajador Municipal. 
Con Mary Vázquez, 'alma mater' infatigable, y parte de otro gran equipo, el que 'le puso el cuerpo' y la vocación hacedora a esta formidable convocatoria. Mary nos acompañó desde semanas antes hasta muchas horas después. ¡Gracias!
Sseguramente todos los gestores de este prodigio 
(tal vez uno de tantos en el calendario sociocultural de Juárez) 
ya estén abocados a diagnosticar yerros y aciertos, 
y hallarán poco que corregir. Tal vez un tema sería reconsiderar 
hora, fecha y sede, irreprochables si se miran por separado, 
pero que juntas no se ayudaron para una convocatoria rotundamente masiva,
 como tamaña realización merece.    


Juventud, idoneidad y compromiso: Roberto Latorre se mantuvo a disposición de bibliotecarias, docentes, expositores, invitados y público, personalmente y a través de los trabajadores de la Dirección a su cargo. Buena difusión, también. 
Un espacio físico recuperado confirma la doble vocación: Memoria y Futuro. Frente a este ex galpón del Ferrocarril que homenajea a un pionero, otro edificio similar contiene el dictado de carreras terciarias.
Dos gratísimas experiencias: el dictado de la 'Clínica de Microficción' (un taller intensivo de escritura de cuentos breves) y la 'Trova literaria' (rueda de narración oral de historias propias).  


lunes, 1 de octubre de 2018

"LA MICROFICCIÓN ES UN JUEGO DE LLAVES"


“LA MICROFICCIÓN ES UN JUEGO DE LLAVES”
Una entrevista de Piero De Vicari


1/ Según tu opinión, ¿qué rasgos identifican a la microficción por sobre el resto de los otros géneros literarios? 

Además de la imperativa concisión (lo breve y preciso), narratividad, intertextualidad, polisemia, y esa vocación por el silencio y la entrelínea, existe algo muy paradójico: la microficción se diferencia de los otros géneros por la cantidad de vínculos que mantiene con todos ellos. Ningún otro reconoce tantos puentes (o canales o túneles secretos) desde donde se influye con todos los demás. La microficción es autónoma y peculiar pero indisociable de la poesía, el cuento, el ensayo, la crónica, el aforismo, los haikus, la novela, etc: desde siempre el género hiperbreve muestra tributos, influencias, deudas, usurpaciones, complicidades, cuando no memorables saqueos respecto a casi cualquier forma literaria. Es un género tan pequeño que en él caben todos. Por eso también es particular el tipo de autor y de lector que forja. Lo atestigua entre muchos ya clásicos un libro titulado “Antología del cuento breve y oculto” de Raúl Brasca y Luis Chitarroni.

2/ Si tuvieras que realizar una definición personal de la microficción con solo tres palabras, ¿cuáles serían?

La microficción es un “Juego de llaves”. El autor puede entrar, invitar a otros a breves espacios íntimos o misteriosos, y también puede perder el juego y quedarse afuera, solo. 

3/ ¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Cómo llega a plasmarse la historia en tu microficción? 

Me confieso incapaz de describir esos procesos, porque justamente son plurales: cada historia que te captura marca sus necesidades y define la impronta. Uno se pasa la vida tratando de aprender las reglas del juego, y después todo es una larga paciencia, hasta tener ocasión de aplicar lo que haya estudiado, a pura intuición, aplicando eso que llaman el instinto en el instante. Allí cada uno ejercita la alquimia de forma y contenido, para ‘pronunciarse’ en una historia que lo definirá como autor (¿ven que no puedo explicarlo claro?). 

4/ Tenés en cuenta algún método en especial (selección, temática afín, etc.) al momento de preparar un libro de microficciones? 

No es el contenido sino la forma: me abandoné a la diversidad temática, porque reconozco que los microcuentos, aunque se los quiera encasillar o etiquetar por asunto, u otros ítems, expanden su universo semántico, quieren, saben, pueden decir más y lo hacen. Así que lo máximo que se los puede ‘acorralar’ es en un libro. Pero nunca serán dócil rebaño temático. Formalmente sí tengo una especie de modesta premisa: para cautivar al lector alcanza con tres líneas, para aburrirlo bastan dos y para confundirlo sobra con una. Así que me cuido de la polisemia; sé que la única diferencia entre un remedio y un veneno es la dosis. 

5/ Contanos sobre tus libros de microficción editados: ¿cumplieron el objetivo trazado al publicarlos? ¿cuál de ellos te dio más satisfacciones (por comentarios de los lectores o crítica)?

Me parece que un libro es en sí mismo el objetivo: disfruto al transitarlo, dejarme hablar por él, sentir cómo esa obra que estoy escribiendo me corrige. Y una vez parido (nuevamente sin trazarle planes, aunque uno tenga expectativas) el libro a uno lo lleva de la mano; es esa alfombra mágica que va a ponerlo frente a paisajes que ni sospechaba: permite conocer lugares, personas, descubrirse -con suerte- a uno mismo convertido en alguien un poco mejor. “La impura verdad” (ediciones Macedonia) me deparó una satisfacción doble (por su segunda edición aumentada) con críticas muy generosas dentro y fuera del país, de especialistas en el género, otros colegas y un puñado de lectores. 

6/ ¿Cómo ves a la microficción en tu país? Los lectores aumentan o disminuyen? 

La microficción en Argentina supone una “militancia de género” (te dediques o no a otros). Quien haya tenido la suerte de visitar algunos lugares no podrá evitar las comparaciones, y esto según se mire facilita entender ciertos fenómenos. Los autores y autoras de este país escriben, publican, interactúan, seducen, y adonde van “militan” por el género microficcionista: eso genera cantidad y calidad de lectores. En todo caso yo celebro que sea un género en expansión, que va decantando su preceptiva y recala cada vez más en los hábitos de la gente. Es verdad que en los trenes de Buenos Aires puede verse a muchos pasajeros sumergidos en novelas de 500 páginas más que en antologías de microcuentos, pero en foros, coloquios, bares y redes sociales la brevedad hecha ficción literaria marca tendencia (aunque contaminada por mucho ruido en lo virtual). Y es igual de cierto que en Santiago de Cuba, La Habana, casi todo el caribe afroamericano, la tradición oral favorece y multiplica la palabra; narradoras y narradores de toda edad llevan sus brevedades a convivir con la trova, y la microficción se cuela por las ventanas y vibra en las terracitas innumerables como el hecho más natural. Así que tal vez tenga razón Lauro Zavala cuando dice que la ficción brevísima será el modo de leer y escribir del tercer milenio. 

7/ Si tuvieras que elegir a los cinco microficcionistas que te han enseñado las cualidades más importantes del género y consideras de indispensable lectura, ¿cuáles serían? 

Mi amigo, iniciador y maestro Raúl Brasca y la entrañable Ana María Shua me brindan fuentes de relectura, consulta y provocación desde hace décadas, cuando tuve el privilegio de compartir con ellos actividades de difusión del microcuento en el sur argentino, desde Bahía Blanca. Ambos me develaron a los demás importantes microficcionistas que frecuento, y sus mismas obras son inagotables. Para responder esta pregunta enumero arbitrariamente a Borges, Macedonio Fernández y Juan José Arreola. Y si me hubiesen pedido a dos más habría dicho Luisa Valenzuela y Marco Denvi. Y… 

8/ ¿Estás trabajando en un futuro libro de microficción? ¿Cuál será su impronta? 


Con el título “Hay que pasar el infierno / milagros y andares de gente común ®” estoy paseando un puñado de microficciones en escenarios de aquí y allá, por este hábito de ganarme la vida (en todos los sentidos de la expresión) como escritor itinerante. El formato es cuasi obra teatral, con narración oral de historias propias, brevísimas, musicalizadas por el cantante y compositor Astor Vitali. Básicamente la “puesta” quiere sugerir que la vida no siempre puede explicarse, pero siempre se puede contar, y se debe cantar. Esa obra pronto será libro y disco. 

9/ Si tuvieras que darle un consejo a un joven escritor que se inicia en este género de la brevedad, ¿cuál sería? 
Si tuviera que dar consejos padecería una culpa crónica: de hecho cada día que uno vive y cada línea que uno escribe o lee lo modifican. Mi mejor versión de hoy sobre estas cuestiones puede ser objeto de arrepentimiento pasado mañana. Compartiré tres ideas ajenas que me siguen acompañando: Mempo Giardinelli sugirió decir lo que se tenga que decir, por sobre todo y siempre, pero a la vez no conformarse con eso y buscar la mejor forma posible, sin perdonarse el facilismo porque es condescender a la mediocridad. En igual dirección Abelardo Castillo habla de que “corregir es el permanente proceso de rectificación de uno mismo”. Para crear, para recrearse, para reinventarse, es decir para ser escritores, tenemos que corregir. Y también apelo a Isidoro Blaisten: uno ha madurado como autor cuando escribe lo que puede, corrige cuanto debe, y sabe cuándo decir “mejor no sirve”: ése es el momento de publicar una obra. 

10/ ¿Nos regalás una microficción inédita?

FICCIÓN DE VERDAD 
®
Suena el despertador. Hoy me encierro a escribir un cuento fantástico: el que va a la oficina es un acto fallido del espejo del botiquín del baño.

martes, 8 de mayo de 2018

ABRIL y MAYO 2018 EN BUENOS AIRES


Ya está en las mejores librerías el Diccionario Argentino de la Posverdad

¡Bien rodeado! Ana María Shua y Raúl Brasca, referentes mundiales en Microficción




Anunciando actividades relacionadas con el nuevo libro

Firma en la Feria Internacional de Buenos Aires: ceremonia renovada con cada publicación


Luego de narrar cuentos propios en los 36 Billares ('Bar notable' de Buenos Aires) con queridos colegas

lunes, 15 de mayo de 2017

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO 2017


Firma de ejemplares de "La impura verdad / 2ª edición ampliada" en el stand de la Sociedad Argentina de Escitores, donde también estuvieron libros del Espacio El Aleph y sus talleristas. 

Encuentros memorables: con Anibal Silvero y Gonzalo Herrera, de la SADEM (Posadas, Misiones) y con las amigas de la editorial Scherezade (Chile) que dirige Lorena Díaz Meza (de sonrisa y de lentes, junto a Marta). 

martes, 29 de noviembre de 2016

CELEBRACIÓN DE LA BREVEDAD

Memorable 'Celebración de la brevedad', en el Museo Nacional de Arte Decorativo de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de San Martín. Muchísimas gracias Luisa Valenzuela por hacerme parte de la presentación de tu gran libro; y al Pen Club Internacional, la OBB, la Internacional Microficcionista (Martín Gardella), Ediciones Macedonia (Fabian Vique), Editorial Micrópolis (Beto Benza) y a Raúl Brasca, mi amigo y maestro desde siempre. Un honor y un placer que me hayan convocado a leer microficciones en semejante evento. También a la UNSAM y al MNAD por tanta hospitalidad. Fue gratísimo compartir la experiencia con gente de la talla de Laura Nicastro, Mónica Pano, Claudia CortalezziEduardo E. Vardé, Eduardo E. Grassi, Leandro Hidalgo, Jorge Torres Zavaletta, Sandra Bianchi y tantísimos ciudadanos ilustres de las letras buenas y breves. Las fotos son de mi hija Aldana, con quien también celebramos como se aprecia en la última. ¡Hasta cada momento!




Leyendo microficción en el MNAD





Con la escritora Luisa Valenzuela



Campus de la UNSAM

Lectura en la UNSAM luego de diluvio


Raúl Brasca


Laura Nicastro