miércoles, 2 de junio de 2010

REFUTACIÓN DE LA IDENTIDAD











No te bañarás
dos veces en el mismo río
ya que a cada momento eres otro hombre.

No desearás
tu mujer al prójimo,
porque puede tratarse de ti mismo
y volverían a pelear.

No buscarás
en el espejo tu mirada de ayer:
se marchó con un muerto.












Bienaventurados

los maridos fieles
porque de ellos es el cuerpo
de una mujer distinta cada noche.

Edgardo Ariel Epherra

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ESCALOFRIANTE!

Anónimo dijo...

¡Què tres mandamientos! Felicidades
Aguamaryna - Pto Madryn - Chubut

Anónimo dijo...

Mucha refutación de la identidad, pero los hombres son todos iguales. ¡Cómo es eso de 'no desearás tu mujer al prójimo´??
Angie